Objetivos y Programa

PROPÓSITOS

1.- Ver la verdad de Dios trayendo libertad a los hombres dándoles vidas maximizadas que impacten familias, iglesias, comunidades y naciones.

2.- Producir discípulos – hombres fieles que sean capaces de enseñar también a otros. (2ª Tim 2:2).

3.- Inspirar, edificar y animar a los hombres en iglesias, produciendo hombres fuertes que apoyarán el liderazgo en la iglesia.

4.- Ayudar a los hombres a desarrollar habilidades en lectura y aprendizaje.

OBJETIVOS

1.- Disciplinarnos en estudiar la Palabra de Dios.

2.- Dar a conocer los Principios de Dios para el hombre, revelada en Su Palabra.

3.- Disciplinarnos en la asistencia a reuniones regulares a través del Programa y en la memorización de principios a través del sistema de enseñanza repetitiva.

4.- Que el participante sea capaz de compartir las enseñanzas con su familia primero, luego con su entorno.

5.- Más importante- La revelación y el poder del Espíritu Santo trayendo convicción, liberación y cambio para conformar su hombría a la semejanza de Cristo.

6.- Finalmente al completar un examen se probará a si mismo y rendirá cuenta de su estudio.

GUÍA DE REUNIONES DE ESTUDIO

1.- El Programa consta de 10 cursos los cuales se realizan en 12 sesiones semanales de 1 hora y media. Se requiere ser puntuales, cumplir con las Tareas asignadas y compartir cada semana las enseñanzas con la familia, compañeros de trabajo o estudio..

2.- Después de tres (3) faltas injustificadas el alumno quedará automáticamente fuera del curso.

3.- No se permite grabar las reuniones. Asimismo no se deben sacar fotocopias para entregar a otros alumnos. Existen Derechos Reservados.

CURSOS DE LA RED DE HOMBRES CRISTIANOS

El programa de estudios Especialización en Hombría es un programa completo de discipulado para hombres. Es una herramienta puesta en las manos del ministerio de la iglesia local. Creemos firmemente que el patrón bíblico establecido desde el principio es responsabilizar al hombre por la vida de su casa. Eso nos trae a un plano que debemos priorizar la enseñanza y preparación de los hombres en los principios bíblicos. No tanto desde una perspectiva académica sino más bien un abordaje práctico de las verdades inalterables de la Palabra de Dios.

El propósito principal es hacer que los hombres no solo sean “oidores de sermones” sino estudiosos de la Palabra.

“Sermones no cambian a los hombres, la verdad es la que cambia a los hombres”

Edwin L. Cole.

Dios ministra a sus Pastores y Líderes, los pastores ministran a los hombres y estos son los responsables de ministrar a sus familias.