FORMANDO HOMBRES FUERTES

RENE ZANETTI        (Basado en un artículo Revista HonorBound Vol 1-Tomo 1- 2004 edición en español Autor: Obispo Eddie L. Long)

FORMANDO HOMBRES FUERTES      

INTRODUCCION: Alcanzar a los hombres de la iglesia local es uno de los papeles más importantes que tienen los líderes. La iglesia no puede ser todo lo que Dios la ha llamado a ser hasta que los hombres cumplan con el papel que Dios les ha asignado. La eficacia de la iglesia se mostrará en hacer que los hombres pasen a ocupar su debido lugar. La clave es: “Si logramos enderezar a los hombres, se resolverá el 95 por ciento de los problemas de las mujeres y las familias.”

  • A medida que los hombres caminan como verdaderos hombres de Dios, la unidad de la familia se hará más fuerte. De familias fuertes habrá iglesias fuertes y estas bendecirán a la Nación.
  • Muchos de los asuntos que enfrenta la familia y de los males de la sociedad se deben a que los hombres no son lo que Dios los ha llamado a ser: Hombres comisionados por Dios para afirmar a sus hijos e hijas.
  • El padre ayuda a desarrollar y a afirmar la masculinidad en sus hijos. Él es el que fomenta y afirma la feminidad en sus hijas.
  • Los hombres son el fundamento de la familia. Esto no hace a los hombres más importantes que las mujeres, sino que es más bien el orden que Dios diseñó.
  • Porque los hombres han de ser el fundamento de la sociedad. Esto implica que toda la responsabilidad cae sobre ellos.
  • Con este entendimiento, si queremos llegar a la raíz de la mayoría de los problemas del mundo, la iglesia debe ocuparse en la transformación de los hombres a la imagen de Cristo.

CARACTERÍSTICAS DE UN HOMBRE FUERTE
Sin un correcto entendimiento de lo que Dios quiere que sean los hombres, los Pastores y Líderes no sabrán cómo emprender la tarea de desarrollarlos en individuos devotos.

  • Un hombre fuerte no es un macho, duro, brusco, promiscuo, ni egoísta.
  • Más bien es guerrero, mentor, amigo y sacerdote. Sabrá orar a Dios por su familia y traer una palabra de Dios para su familia. Su propósito es ser como Cristo.
  •  Edifica, fomenta, anima, instruye, provee, y protege.
  • Es fuerte pero sensible, firme pero tierno con sus hijos. Es fuerte y también romántico con su esposa. Es dócil y no le intimidan las capacidades y puntos fuertes de los demás, incluso los puntos fuertes innatos de su esposa.
  • Es un líder y también puede ser un seguidor. Dirige en el hogar; sin embargo, puede dirigir o  seguir en el trabajo o en la iglesia.
  • Desea más de Dios antes que todas las demás relaciones y no hará concesión ni se volverá ante la adversidad. El enfoque del hombre fuerte permanece en Dios. Su esposa se puede sentir segura aunque no comprenda del todo cómo Dios lo dirige. Él sigue a Dios y tiene en mente el bienestar de su esposa y de su familia.
  • Es serio y también amante de la diversión. Tiene y fomenta un espíritu de alegría a su alrededor. Irradia alegría, gozo. Da gusto estar con él.
  • Se ha constituido en un enemigo de todo lo malo. Ha decidido destruir el mal y no dejarse estar ni ser dominado por el mal. Está formando carácter en su propia vida y en los demás.
  • Es un hombre disciplinado consigo mismo. Disciplina, protege, y ama con las mismas manos y el mismo corazón.
  • Lo caracteriza la confianza en sí mismo, no la arrogancia ni la jactancia. No es un arrogante.
  • Su convicción por la integridad y la verdad es inconmovible. Su palabra es su garantía; se puede confiar en lo que dice. Aún cuando comete un error, se arrepiente cuando se enfrenta con la verdad.
  • Con humilde transparencia y fortaleza, camina de manera que hasta sus enemigos lo respetan.
  • Anima a los demás aún cuando se siente desanimado, los que lo rodean se hacen más fuertes por él. Están más dispuestos a permanecer firmes porque él les ha ayudado a hacerse fuertes espiritualmente.
  • Trae orden cuando hay caos y no es dado a la necedad, a la ira, o a la inmadurez, tiene propósito y equilibrio, está orientado, sabe adonde va y cual es la dirección.
  • El hombre devoto asume la responsabilidad de su propia vida y comportamiento, la de su esposa y su familia. El hombre que no está dispuesto a tomar su responsabilidad se descalifica a sí mismo de recibir las bendiciones de Dios.
  • El hombre devoto rinde cuentas, primero ante Dios, y luego ante los demás hombres y mujeres. Su responsabilidad comienza con su padre y su madre y luego pasa a las otras figuras de autoridad que Dios trae a su vida, especialmente su esposa. Si a un hombre no se le puede exigir responsabilidad, él es un peligro a sí mismo y a su familia.
  • Con madurez espiritual el hombre devoto anda en la plenitud del Espíritu y la Palabra de Dios. Aporta visión de su corazón y es dirigido por el Espíritu de Dios. De modo que, sabiendo lo que significa ser un hombre FUERTE… DECIDE…

 

ALGUNAS IDEAS PARA DESARROLLAR HOMBRES FUERTES Cuando vemos la tremenda necesidad de dedicar tiempo y ministración para formar hombres fuertes, deberemos ser creativos a la hora de pensar en las formas de desarrollar un carácter firme en nuestros hombres.

  1. DESARROLLE UN AMBIENTE MASCULINO

Los hombres necesitamos estar entre hombres sin la presencia de la mujer. Una vez por semana reúnase con ellos. Comparta su propia experiencia y permita que sus hombres se abran y puedan ser transparentes.

  1. AFIRME A LOS HOMBRES EN SU MASCULINIDAD

La mayoría de sus hombres han sido criados en un ambiente dominado y controlado por mujeres (madre, esposa, maestras, profesoras, etc.) Hay una carencia de hombría en la mayoría de los hogares. Sus hombres necesitan ser afirmados en su masculinidad. Trate “todos los temas de hombres” Trabajo, familia, matrimonio, sexualidad, soltería, dinero, futuro, esparcimiento, relaciones, etc.

  1. AYUDE A QUE LOS HOMBRES PIENSEN

Parecería una obviedad pero la iglesia NO ha permitido desarrollar hombres pensantes. Haga que sus hombres piensen. No tanto emociones sino más bien intelecto, la parte pensante del hombre. La mujer es más emocional. Tenga en cuenta que hay diferencia entre hombres y mujeres.

  1. ACOMPAÑE A SUS HOMBRES EN UN PROCESO

No es fácil ser hombre. No hemos sido formados desde nuestra infancia. Nos faltaron hombres que marcaran nuestras vidas. Ahora debemos emprender un largo proceso de retorno a los valores de la verdadera hombría. Tenga paciencia. Trabaje a largo plazo. Fundamente una nueva generación de hombres. Espere que cada uno vaya asimilando los cambios.

  1. PRESENTE DESAFÍOS  A SUS HOMBRES

No queremos “oidores de predicaciones”. (calienta bancos de nuestras congregaciones) Apunte a tener hombres fuertes. Nadie se hace fuerte sin desafíos consistentes. Los hombres crecen y maduran con desafíos. Algo que importe más allá de lo conocido. Si no hay aventura, pronto se desanimarán. Buscarán otros ámbitos en donde sentirse hombres.

  1. MUESTRE UNA IMAGEN BIEN FUERTE

“Una imagen vale más que mil palabras” Usted Pastor es un mentor de hombres. Jesús no fue un debilucho, suave y delicado caminando sobre pétalos de rosa. Los hombres están cansados de imágenes religiosas que nada tienen que ver con la verdadera hombría. Los hombres serán atraídos a Dios si les presentamos algo que desafíe e impacte sus hombrías. Nunca debió instalarse la idea de que los hombres deban ser semejantes a las mujeres para agradar a Dios. Preséntese Usted mismo como alguien a quién imitar. Sea Hombre.

 

El Obispo Eddie L. Long es Pastor principal de New Birth Missionary Baptist Church,Lithonia, Georgia. La New Birth Missionary Baptist Church ha crecido de 300miembros en 1987 a 25.000 en 2002.

 

También podría interesarle...